LA MOVIDA DE AYER IX

Comienzan los años 80. De Vigo se dice que es una ciudad eternamente joven, reinventada cada década y, por lo tanto, sin memoria, y a mi me apena que Vigo no tenga memoria.vigo Sinceramente, si sigue así está avocada a un fracaso estrepitoso porque se condena a repetir eternamente los mismos errores… y ya van innumerables.  Fue la epoca de las hombreras, las pulseras “anti-reuma”, el look aerobic o el pelo rizado que puso de moda la cantante Diana Ros,  
la serie “Dallas”, los musicales “Tocata” y “La edad de oro”, el concurso “Un, dos, tres”.

 La ciudad de Vigo fue durante las últimas décadas una de las ciudades europeas con mayor crecimiento poblacional. Con respecto a principios del siglo XX su población se multiplicó por 13 y con respecto a mediados de ese siglo, la duplicó.
El mapa político del año 1980 ofrecía una complejidad de siglas que llevaba a la confusión al votante. La izquierda estaba totalmente fragmentada en multitud de partidos, la derecha era todopoderosa con Adolfo Suárez al frente de la UCD y el nacionalismo estaba integrado en la siglas BNPG (Bloque Nacionalista Popular Galego). Con el paso de los años perdió la “P” que fue a parar a La Frente Popular Galega. vigo_manifestacion_pesca_sele600El impacto producido por la crisis del sector naval golpeó con fuerza a la ciudad, aumentando los conflictos sociales y destruyendo parte del tejido industrial tradicional, vinculado al mar.

 “Una ciudad que intenta superar el franquismo sumida en una cruda reconversión industrial, con  enormes desigualdades sociales a la orden del día y aires de libertad brotando a borbotones por todas las esquinas. Un contexto propicio para el desafío, la transgresión, la imaginación, el surrealismo o la ironía.vigocc_21936 Para la mezcla, la innovación, para ir siempre un paso más allá. Sin límites, sin prohibiciones, sin censuras. Una ciudad en efervescencia donde la vena creativa se impone por encima de todo. Una ciudad epicentro de la movida gallega, ese babel de estilos que marcó para siempre una de las épocas más creativas de nuestra historia…”(Perifericos).

En los años 80 corren nuevos tiempos y la escultura contemporánea se abre camino en la ciudad con el vigués Guillermo Steinbrüggen Lago y su famoso g_vigoenfotos_7040dHerrero de la plaza de la Industria montado y soldado in situ. Le seguirán los anillos del mundial 82 en Balaidos o “Unidad abierta” de Xuxo Vázquez. En la carretera Vigo–A Ramallosa se realiza una experiencia única por entonces en España: nueve escultores gallegos son convocados para esculpir al aire libre una obra cada uno a lo largo de dicha carretera. Se inaugura el remodelado Teatro García Barbón, ahora Centro Cultural Caixanova, con obras alegóricas en granito de Buciños y dos caballos que parecen tentar a la gravedad sobre su cornisa obra de Juan Oliveira.

La Cope-Vigo, en los años 80,  puso en marcha aquella en FM con locutores como Alfonso Prado que fue super escuchada. ¿Recuerdan? Los estudiantes se pirraban por ella, en los talleres y gasolineras sonaba su música… Sioux-edinburgh80Hasta que, a veces, llegaba Palmeiro con aquellos resúmenes de la actualidad que torraban algo. Nuevos temas suenan como Groenlandia, de los Zombies; Chicas de colegio, de Mamá; Chica de ayer, de Nacha Pop; Yo tenía un novio que tocaba en un conjunto beat, de Rubi y los Casinos; Mari Pili, de Ejecutivos Agresivos; y No dudaría, de Antonio Flores. Las autoridades políticas apoyaron un explosivo boom estético que en absoluto se limitó a la música).

Antes de que se construyera la autopista entre Santiago y Pontevedra, puesta en servicio entre 1990 y 1992, los coches oficiales de la Xunta que circulaban a diario entre ambas ciudades intentaban evitar las ya colapsadas travesías de Padrón, Pontecesures y Caldas en la N-550. cp12f02819851_269795Para ello, optaban por circular por un itinerario interior que acabaría conociéndose como la “ruta de los conselleiros” y que consistía en dirigirse de Santiago hacia Teo y aprovechar el valle del río Ulla para, tras pasar por Cuntis, salir nuevamente a la N-550 en Caldas.

A principios de 1981, unos pocos nuevaoleros –las ovejas negras de algunas familias “bien” de Vigo– hartos de la mediocre y anticuada oferta musical de los bares de la ciudad, empezaron a reunirse en el pub Angara, atraídos por ser éste el único local que entonces se atrevía a pinchar new wave, a cargo del DJ Alberto Dotras (DJ que junto a Suso LP también tuvo ese mismo año un programa de new wave en radio popular de Vigo llamado Zig-Zag). x1pxzZ39wV--_fKKff0F3rO4bD27l8YMvNFU-2UaFo-JefChH7ukckqy-6Lz9i55cgP7lcTf6vAhl_guZS5iidAQefMBnLdC9tErIwTldTKvkfFl4go9ZN5bzgtBQ_klJhix_e-_nHazrwEn Angara no sólo se escuchaba la mejor nueva ola internacional y madrileña, sino también las primeras maquetas de grupos locales como Mari Cruz Soriano y los que arreglan su piano, cuyo tema tecno-punk “Las tetas de mi novia” fue la sensación caótica más reveladora de la revolución cultural que se avecinaba.

Mari Cruz Soriano y los que arreglan su piano cambió entonces su nombre por el de Siniestro Total, y la caja de ritmos que usaban en sus maquetas por la clásica batería de rock. La primera formación de Siniestro Total estaba formada por German Coppini a la voz, Julian Hernández a la batería, 071%20mas%20pekMiguel Costas a la guitarra y Alberto Torrado al bajo. En sus inicios eran antiacadémicos y desafiantes, con una puesta en escena que recordaba a la de los británicos Sex Pistols, aunque en realidad muchas de sus primeras canciones eran sensacionales versiones de los Dead Kennedys o del Gruppo Sportivo.

Las primeras actuaciones de Siniestro Total tenían lugar en el Satchmo, un pequeño club de jazz frecuentado por progres y pseudo-intelectuales (Pe-Ene-Enes, esto es Profesores No Numerarios) que no daban crédito al escuchar canciones frenéticas como “Las tetas de mi Novia”, “Mata hippies en las Cies” o “Ayatola no me toques la pirola”. Los Pe-Ene-Enes no sólo estaban desconcertados por Siniestro Total, sino también por los pocos pero desmadrados grupies (seguidores acérrimos de los grupos locales de la movida, que no eran si no los mismos nuevaoleros que frecuentaban el Angara), que “invadieron” el Sachtmo bailando las ingeniosas canciones de Siniestro Total al estilo pogo (desenfrenados choques cuerpo a cuerpo),Satchmo's_Jazz a la vez que, entre canción y canción, prorrumpían a la banda el grito de “¡Cabrones!”, no como insulto sino como una especie de aplauso irreverente que en esa época se convertiría en todo un rasgo de identidad para los grupies. Ni que decir tiene que en poco tiempo los grupies ganaron adeptos hasta hacerse con el dominio del Satchmo. No en vano, el éxito irresistible de las sorprendentes actuaciones de Siniestro Total llevó a los propietarios del Satchmo a cambiar radicalmente el look y la orientación del bar, enfocándolo hacia una estética más nuevaolera y moderna.

Durante 1981 y 1982 en el Satchmo se fueron sucediendo múltiples conciertos de grupos de nueva ola vigueses y madrileños, caracterizados por la diversión, el desenfado, la espontaneidad y el afán de ruptura. Aquello era una continua proliferación de bandas de existencia efímera en la mayoría de los casos y con una sorprendente capacidad de transformación (en el caso de Vigo la mayoría eran bandas satélites de Siniestro Total).

Musicalmente hablando, fue una etapa insólita que se caracterizó por la convivencia en tolerancia de múltiples y diversos estilos, hasta el punto que acaparó toda la vanguardia musical de la época: punk, pop, tecno, reggae, ska, funk, … cohesionados en una nueva ola de optimismo creativo.artvigo2 Buen ejemplo es que los grupos de la incipiente movida viguesa no tenían ningún prejuicio en usar cajas de ritmo o rototones electrónicos junto a guitarras eléctricas de los más punk.

A pesar de todo, en Vigo este movimiento continuó siendo minoritario, ya que era menospreciado por una mayoría que, por prejuicios, todavía repudiaba la nueva ola, especialmente la española. Y sólo cuando Siniestro Total obtuvo repercusión en los medios de comunicación nacionales, comenzó en Vigo a aumentar considerablemente el número de grupies y adeptos a la new wave.

Se derribaron tabúes, y en ese momento German Coppini, cantante de Siniestro Total, dejó la banda para formar, junto al multi-músico Teo Cardalda, un original y sofisticado dúo llamado Golpes Bajos. El gran éxito nacional de crítica y de ventas de Golpes Bajos desató la euforia posmoderna en Vigo. Al poco tiempo, el reducido espacio del Satchmo obligó a sus propietarios a cambiar de local por uno de mayores dimensiones situado en las afueras de Vigo: El Kremlin. El Sachtmo cerró sus puertas en la noche de fin de año de 1982 con un mítico concierto de un nuevo grupo llamado Aerolíneas Federales, integrado por Miguel Costas (también de Siniestro Total) a la guitarra, Silvino al bajo y Flechi a la caja de ritmos y al show en escena.AEROLINEAS_FEDERALES

En menos de un año, en pleno centro de la ciudad se abrieron clubes por doquier ávidos de modernidad, entre los que destacaron El Manco en la calle Lepanto y Ruralex (hoy Vademecwm). Fueron los momentos más exuberantes de la movida viguesa que alcanzó su cenit entre 1983 y 1984 con la generalización de la posmodernidad –movimiento cultural caracterizado por la atención a las formas y la carencia de compromiso social–. Fue una época tremendamente divertida, de total desenfreno, legitimado por la conciencia colectiva de estar haciendo algo grande. Tal fue el desmadre, que como muy bien dijo uno recientemente, “quien diga recordar la movida es que no la ha vivido”. ( Alberto Dotras)

 

CONTINUARÁ…….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: