De algunos que a veces nos juntamos…

Aquellos que nos juntamos a veces para intentar ayudar, somos demasiados diversos hasta en nuestra denominación:

Somos profesionales de medios distintos en su mayoria, pero en ocasiones tenemos que ejercer de  docentes, orientadores, formadores, asesores, orientadores, tutores, educadores… Somos seres humanos comunes y corrientes con  ideas, deseos, valores, principios, usos, costumbres, estereotipos, prejuicios,  motivos conscientes e inconscientes, razones, pasiones, y un largo etc. En definitiva, somos personas distintas, cada una con un aprendizaje de la vida distinto, con nuestras propias experiencias, mezcla complicada de lo racional y  emocional . Cada uno de nosotros recorrimos un camino,  realizamos el viaje de un proyecto profesional y vital, con nuestro equipaje personal, intransferible y unico.

Recuerdo mi travesía mirando primero hacia fuera, pero también hacia dentro. Sin pretender representar a nadie, ni siquiera a una minoria, he intentado crear nexos de unión, tratando de construir accesos y no de levantar barreras, ofreciendo una mirada amable y positiva en cada labor solidaria realizada.

Nos hemos topado con politicos egocentricos, presentadoras “solidarias”, detractores, pasotas, amargados emocionales, criticos fieros, vetos en medios de comunicacion y a veces hasta insultos….

Hemos tenido que ir adquiriendo nuevas habilidades especialmente emocionales, para no caer en sus trampas y tentaciones y de paso intentar motivar,  gestionar, desarrollar la empatía, ayudar a mejorar la autoestima, el autocontrol, convencer, captar y mantener la atención, escuchar activamente, negociar, mediar…

Está claro que ultimamente ha habido cambios bruscos  …cambios radicales y algunos catastroficos. Las necesidades han aumentado, la tarea solidaria se ha hecho cada día más compleja, nuestro campo de accion presenta un incremento elevado y asi, sin ninguna ayuda oficial nos vemos en la mayoria de los casos impotentes y desbordados. Sería muy interesante que los políticos en particular y la sociedad en general tomaran conciencia de este nuevo escenario, y actuaran en consecuencia. Nosotros ya lo hemos hecho, dispuestos siempre a ayudar en todo lo que podamos.

Pienso que debo decir, sin temor a equivocarme, que cada uno de nosotros captamos perfectamente el mensaje….. Nos hemos adaptado y lo hemos hecho con la herramienta más potente: La solidaridad.

La ayuda a un semejante implica siempre confianza y respeto.  El “amor solidario” está regido por el deseo de ayudar, proteger y apoyar. Les ayudamos en el proceso de salir del bache en el que se han metido sin culpa y a realizarse como personas enteras, admitiendo sus limitaciones y explorando todas sus posibilidades.  Intentamos ayudarles a llevar mejor las adversidades que la vida les va planteando. Les apoyamos emocionalmente para que vayan recuperando su propio control y autodominio hasta donde llegamos, casi sin medios pero entusiasmados…y ese entusiasmo significa sentirse alzado por una fuerza que nos sobrepasa, por una alegría que nos obliga a actuar. Se trata de un sentimiento de enriquecimiento de la vida, de la potenciacion de la energía para la acción que nos permite persistir en el esfuerzo. Sabedores de que estamos contribuyendo al bien de algunas personas mantenemos el ánimo y la esperanza, la ilusión, otro sentimiento agradable, provocado por la anticipación de algo que deseamos y que se presenta como cercano….un mundo mejor es posible.



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: